Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Jun 05, 2011 5:16 pm.
Los posteadores más activos del mes

Estadísticas
Tenemos 68 miembros registrados.
El último usuario registrado es Necrims.

Nuestros miembros han publicado un total de 1095 mensajes en 298 argumentos.
Últimos temas
» ¡ La ficha de un pirata que le gustaba el XXX !
Vie Nov 15, 2013 10:24 am por Necrims

» Habilidades y Técnicas
Sáb Mayo 04, 2013 11:25 pm por Admin

» Crecimiento
Sáb Mayo 04, 2013 8:26 pm por Admin

» Bases del Juego
Sáb Mayo 04, 2013 6:45 pm por Admin

» ACCESORIOS
Jue Mayo 02, 2013 2:21 am por Admin

» BARCOS
Jue Mayo 02, 2013 2:20 am por Admin

» TIENDAS
Jue Mayo 02, 2013 2:19 am por Admin

» Tripulaciones Actuales
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

» MODELO DE FICHA DE GRUPOS
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de One Piece Rol en tu sitio de bookmarking social

Palabras claves


Prologo de Alexander

Ir abajo

Prologo de Alexander

Mensaje por Lazzo el Jue Mayo 03, 2012 11:03 pm

Era una pequeña habitación apenas iluminada, leves ases de luz lograban tocar mi ropa entre las pequeñas grietas que tocaban el exterior. Ya era de día. Intuí que habíamos llegado a destino, estaba subido como polizón en una urca mercante destinada a loguetown. No tarde mucho en escabullirme fuera, los guardias estaban distraídos ayudando con la mercancía, asique simplemente Salí con el resto de trabajadores como uno más de ellos. Tras algunas miradas raras y uno que otro comentario a mis espaldas los cuales ignoraba, acomode mi “equipaje” a un lado de la acera, me estire, y mire algo al horizonte, me dispuse a ir a la taberna más cercana y tras eso buscaría alguna universidad o algo por el estilo para averiguar entre algunos expertos.

Llegue a la taberna tras recorrer unas pocas calles, me habían indicado el camino tras unos breves “inconvenientes” con mis informantes. Al entrar recibí mas de una mirada curiosa y amenazante, las cuales algunas respondí fijamente en señal de “disculpa, te conozco?” y simplemente el entorno continuo calmado. Me dirigí a la barra, revise algo mis bolsillos, y saque algo de dinero tras una odisea para recordar donde lo había dejado, pedí al cantinero una bebida y me senté, comencé a observar a la gente, a escuchar sus diálogos breve, pero detenidamente, a prestar atención a sus acciones, a sus conductas, observaba mucho… quizá demasiado, es lo que yo reconocía como mi “maldición” soy muy hiperactivo mentalmente, por lo que no suelo estar pensando en nada. El cantinero trajo tras unos instantes mi pedido, lo bebí lentamente sin acabarlo y continué observando mi entorno, la taberna era muy rustica, demasiado para mi gusto, parecía incluso precaria y desaseada, no era el ambiente más hogareño que digamos… pero seguramente alguno de los vagos que me rodeaban sabría algo.

Acabe mi bebida y me pare, camine hacia una mesa, había oído allí a un grupo de hombres hablar sobre una excavación, y fue el tema más cercano a lo que estaba buscando, por lo que simplemente me introduje en su conversación – Hola, vengo buscando algo de información, podrían ayudarme?- dije en voz baja acercándome a uno de ellos y sentándome a su lado. -¿Quién eres tu forastero? – Me pregunto bastante calmo y arrogante uno de ellos – por estas tierras la información vale más que el petróleo sabias? Si quieres algo tendrás que pagar por ello- dijo haciéndome señas y se reclino algo sobre la mesa mientras los otros 3 miraban en silencio, parecía ser el líder. –Busco información sobre una flor- fui interrumpido –Oohh… una flor… muchachos tenemos un romeo entre nosotros- rió y se burlo uno de ellos, al cual repudie con la mirada –Si, una flor- Continué –Pero una en especial, una flor que se considera extinta y tiene la capacidad de corregir anomalías genéticas, saben algo de ella? Puedo averiguar o encontrar alguna cerca? – Concluí – Por supuesto que sabemos, esta isla tiene una gran variedad de conocimientos, digamos que el cargo serán una cuantas berries…- me dijo bastante interesado y cómicamente el aparente líder. Saque de mi bolsillo un pequeño saco y lo lance sobre la mesa a su alcance, el lo cogió y abrió mirando dentro –Si… esto debería bastar… si estuviéramos hablando de comprar caramelos, ¡¿con quien crees que tratas renacuajo?!- exclamo aparentemente furioso y poniéndose de pie, acto ante el cual permanecí en silencio –Encárguense de el! Esta vez la ronda será gratis… - agrego girándose ignorándome por completo, acto seguido se pusieron de pie los otros 3 y se abalanzaron rápidamente sobre mí.

Me puse de pie rápidamente y frene a uno de ellos, el más cercano, con una estocada certera al pulmón izquierdo, acto seguido retrocedí un paso y observe a los otros 2 y al líder aun dado vuelta sin conciencia acerca de la situación. Me lance hacia los 2 restantes y de un gran corte bajo la mandíbula desconté a uno de ellos, mientras que al otro le toco correr la suerte de recibir un golpe con el mango de mi otra daga, para luego ser apuñalado en la garganta con la contraria. Al oírse el ruido de más de un cadáver caer simultáneamente, el líder se dio vuelta desenvainando una cimitarra. –Valla valla pequeña rata… parece que deberé lidiar contigo yo mismo…- Alimento su ego con sus palabras antes de atacarme con un sablazo hacia abajo directo a mi pecho, Tenia suerte de que era bastante torpe, asique simplemente retrocedí un paso haciendo que impactara el suelo con su cimitarra y la dejase allí mismo clavada sobre las maderas, cuando levanto la vista hacia arriba, una de mis dagas se introdujo bajo su mandíbula directo en su tráquea acabando con su vida.

No demoro el resto del bar en alterarse por el alboroto, varios de ellos desenvainaron alguna que otra arma, pero todos se echaron para atrás al oír un grito proveniente desde una sala cerrada a un lado de la barra. –Qué demonios está pasando ahí afuera? – Se oyó con una voz bastante ronca del otro lado de la puerta, la cual fue abierta de un golpe y tras ella salió un tipo fornido vistiendo una ropa negra bastante elegante –ya saben sucios perros que en mi cantina no está permitido hacer ruido… quién demonios fue?- Pregunto entre dientes mirando amenazadoramente a todos los presentes, de los cuales uno que otro permaneció en estado de parálisis, pero algunos me señalaron acusadoramente. –Tu… nuevo- Me dijo observando con atención los 4 cuerpos yaciendo a mis orillas y mis armas aun ensangrentadas –Que buscas? No pareces un mercenario- me pregunto en un tono bastante extraño –La violencia no está permitida en mi bar, pero esos tipos me caían mal, asique ven pasa, deduzco que buscabas preguntar algo…- Dijo mientras volvía de espaldas a su “oficina”.

Sin casi pensarlo lo seguí, entre a la puerta y lo vi sentado tras un pequeño escritorio, le quedaba chico podría decirse, ya que aun sentado de lado parecía estar incomodo allí –Que está buscando un novato como tú en esta isla eh chico?- Me pregunto mientras llevaba un cigarro a su boca –Busco algo de información como has dicho… sobre una flor- -Una flor ahh… no hablaras de esa flor fósil extinta que más de un loco suele buscar no?- Contesto cortando mi dialogo –En efecto, esa es, necesitare su extracto para preparar una medicina- le respondí, a lo que contesto en primer parte dando una larga probada a su cigarro, soltando una pequeña nube de humo, y luego abrió la boca para hablar – Se de ella muchacho, pero nunca he visto una, aunque te ayudare por que parece importante para tí- Exclamó –Debería matarte por lo que armaste ahí afuera, pero te dejare ir a cambio del dinero que le darías a esos flojos- sonrió cómicamente mirándome de manera arrogante –Si lo quieres tómalo, posiblemente esté cerca del cuerpo de uno de ellos- Le respondí manteniéndome serio e inexpresivo – Valla… veo que no eres muy cooperador- dijo llevándose nuevamente su cigarro a la boca para terminarlo y volver a dirigirse a mi –Conozco la flor gracias a un viejo amigo mío, el vive en Konomi islands, era un profesor, pero seguramente ya está retirado… Búscalo muchacho, el decía haber estudiado por años esa dichosa planta hasta que dio con una, el seguramente tendrá información que te sea útil- me dijo de manera sutil y bastante formal, incluso parecía ser la total verdad –asique este profesor… hayo la flor?- -Eso decía, como voy a saberlo yo, solo sé que él estaba muy metido en ese proyecto y que tú haces muchas preguntas…- concluyó finalmente. –Está bien, me diría su nombre?- -si mal no recuerdo su nombre era Phil… Phil Laurence… y solía vivir cerca de una costa… en una pequeña cabaña- -Gracias, y perdón por el desorden- Dije marchándome del lugar y saliendo por la puerta de entrada entre los mundanos que dirigían miradas arrogantes e indiferentes a mí, había tenido bastante suerte para comenzar, pero ahora necesitaba un bote, por lo que me dirigí nuevamente a donde había llegado, en ese pequeño puerto había visto más de un bote pequeño los cuales tranquilamente podría tomar prestados…

Al llegar al puerto revise mi equipaje, luego una pequeña brújula que llevaba en mi bolsillo, y me subí a un bote de los que habían amarrados sobre el agua a una orilla del puerto, lo desate y cogí sus remos, konomi islands no estaba a mucha distancia de aquel lugar, asique llegaría allí en unas cuantas horas… Aunque antes de sarpar fuí interrumpido, aquel tipo robusto dueño del bar me observaba desde unos metros y me gritó llamándome la atención -Olle! Si vés a Phil dale mis saludos! Dile que Fred aun se acuerda de él!- Sonrió y bajó los brazos, acto al cual respondí con una sonrisa y un gesto con el pulgar en simbolo de amistad. Me subí al bote, y sin mirar atras nuevamente comencé mi camino...
avatar
Lazzo


Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 22/04/2012
Localización : Fuera de todo limite

Información de Personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/50  (0/50)
Esfuerzo:
0/1000  (0/1000)

Ver perfil de usuario http://www.forodigimon-dk.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de Alexander

Mensaje por Global 1 el Sáb Mayo 05, 2012 1:18 pm

Se le otorgan 2000 Berries
avatar
Global 1


Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 21/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.