Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Jun 05, 2011 5:16 pm.
Los posteadores más activos del mes

Estadísticas
Tenemos 68 miembros registrados.
El último usuario registrado es Necrims.

Nuestros miembros han publicado un total de 1095 mensajes en 298 argumentos.
Últimos temas
» ¡ La ficha de un pirata que le gustaba el XXX !
Vie Nov 15, 2013 10:24 am por Necrims

» Habilidades y Técnicas
Sáb Mayo 04, 2013 11:25 pm por Admin

» Crecimiento
Sáb Mayo 04, 2013 8:26 pm por Admin

» Bases del Juego
Sáb Mayo 04, 2013 6:45 pm por Admin

» ACCESORIOS
Jue Mayo 02, 2013 2:21 am por Admin

» BARCOS
Jue Mayo 02, 2013 2:20 am por Admin

» TIENDAS
Jue Mayo 02, 2013 2:19 am por Admin

» Tripulaciones Actuales
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

» MODELO DE FICHA DE GRUPOS
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de One Piece Rol en tu sitio de bookmarking social

Palabras claves


Prólogo Lycaon

Ir abajo

Prólogo Lycaon

Mensaje por Lycaon el Mar Mayo 24, 2011 7:04 pm

En la cocina de un pequeño restaurante el día pasaba muy agitado, comensales iban y venían trasformando el día laboral como uno de los mejores de los últimos meses -Dos órdenes de Macarrones en salsa de anguila- Gritó uno de los meseros atareado con tanto pedido -¡Yo me encargo!- Un pequeño joven de cabello blanco tomó con sus dientes él pedido, mientras con sus manos tasajeaba un trozo de carne de tiburón, ese era Lycaon -Ni hablar idiota, ya estas preparando el Filete de tiburón, deja que otro tome este pedido- El chef del restaurante, un hombre joven de cabello marrón y ojos de mismo color que responde al nombre de Cain -¿De que hablas viejo? Si estoy libre- El joven cocinero haciendo caso omiso a la orden de su superior siguió haciendo su trabajo y se preparó para elaborar la nueva orden -Si estas preparando el maldito filete- Recalco Cain a punto de perder los estribos -No es cierto, estas delirando- Refuto el necio cocinero sin mirar a su superior –Niño idiota, haz el filete!!!- -QUIERO HACER LOS MALDITOS MACARRONES!!!!!-

El chico se lanzó inesperadamente contra el Chef mordiéndole el brazo, mientras los otros cocineros seguían con sus labores sin inmutarse, como si ya estuvieran acostumbrados a esas escenas en la cocina. El chef se preparaba para golpear al chico, pero un grito en la calle lo frenó –Piratas!!! Los piratas se acercan!!!!!- Las personas empezaron a correr por las calles para refugiarse en sus casas, las puertas del restaurante se cerraron estrepitosamente mientras los comensales permanecían en silencio -¡Viejo! Kota y Mariah- Lycaon recordó que la esposa de Cain, Mariah y su pequeña hija Dakota se encontraban en la plaza del pueblo -Lycaon, cuida el restaurante, debo buscarlas- El hombre salió de la cocina desesperadamente para buscarlas.

Justo antes de abrir la puerta del restaurante, esta se abrió dejando entrar a una mujer hermosa de cabello verde y largo, cargando a una pequeña niña de unos 6 años de edad, con cabello igual de verde al de su madre –Kota!!!- Gritó el chico al ver a su hermanita como él consideraba –Lyc!!!- La pequeña niña salto de los brazos de su madre y cayo mordiendo la cabeza del chico.

Después de encontrarse, lo siguiente fueron minutos de silencio, las personas esperaban que los piratas tomaran lo que quisieran y se marcharan dejando en paz el pequeño pueblo. Lycaon no comprendía como dejaban pisotearse así de los piratas, pues en la aldea vivía uno que otro sujeto que subía manejar una espada, entre ellos Cain, quien antes de conocer a Mariah era un conocido Caza recompensas del South Blue, incluso él podía ayudar a defender su pueblo con el entrenamiento que recibió de su maestro –Atención basura- Un grito que provenía de la plaza sacó a Lycaon de sus pensamientos –Este pueblo es propiedad del señor Vlad D. Nighthowl quien…- ¿Vlad D. Nighhowl? El rostro de Lycaon tomó una expresión diferente al escuchar ese nombre, Cain al escuchar el nombre miro a Lycaon e intento detenerlo, pero era demasiado tarde, el ya había salido del restaurante en busca de su hermano.

En la plaza del pueblo, el pirata se encontraba dando las instrucciones de cómo serian sus vidas ahora que Vlad era dueño del pequeño pueblo mientras sus subordinados lo rodeaban protegiéndolo, Lycaon llegó a la Plaza dando un golpe al primer Pirata que encontró, pronto empezó una batalla entre el joven y unos 20 piratas que se encontraban en el lugar, mientras los aldeanos veían atemorizados desde sus ventanas. Los golpes enfurecidos del cocinero dejaban inconscientes a los bandidos y los pocos que quedaban de pie, no comprendían como ocasionaba esas terribles heridas en sus compañeros solo con las manos, al poco tiempo el grupo de piratas novatos se vio reducido solo al hombre que hace un momento habló –Donde esta Vlad- El chico parecía una persona diferente a la que era antes, el atemorizado pirata tomo su katana y se lanzó dando un sablazo el cual el chico detuvo con sus brazos fácilmente -¿Qué demonios eres?- El joven pirata cayó ante los pies del joven, no podía creer que un solo chico venciera a toda su tripulación con las manos desnudas, el joven volvió a hacer su pregunta mientras deslizaba un par de cuchillos que ocultaba entre las mangas de su chamarra, dando a entender como ocasionaba esas terribles heridas y como detuvo la estocada de su enemigo. –Por favor, no me hagas daño- Suplico el hombre –Donde esta Vlad- Repitió el chico sin cambiar su siniestra expresión –¡No lo sé! El solo me ordeno tomar este pueblo a su nombre- El hombre se encontraba a punto de llorar del miedo, ¿En verdad este era el sujeto que quiso tomar el pueblo a la fuerza? –Estoy diciendo la verdad, solo sé que el señor Vlad navega en aguas del Grand Line-

Lycaon miró el océano a la lejanía para fijar de nuevo la mirada en el hombre y dejarlo inconsciente de un golpe, el chico empezó a alejarse de la plaza mientras Cain se acercaba con sus cocineros para defender a su pequeño aprendiz –¿Lycaon, tú has hecho esto?- Cain se encontraba desconcertado al ver todos los piratas derrotados y la plaza parcialmente destruida –Viejo, me iré al Grand Line a buscar a mi hermano- Comento el chico manteniendo la expresión seria a lo que el chef sonreía un poco –Ve idiota, búscalo y enséñale quien es mi muchacho- Lycaon sonrió ante el comentario de su padre adoptivo, quiso ir a despedirse de Dakota y Mariah pero Cain lo detuvo –Para cumplir tu objetivo deberás volverte un pirata, y no quiero que mi esposa y mi hija hablen con un sucio pirata, lárgate de nuestro pueblo, no queremos tener nada que ver con ustedes los piratas- -Pero viejo…- -Pero nada, corre, vete de aquí y vuelve solo cuando hayas cumplido tu objetivo- -Lárgate sucio pirata- Sus compañeros gritaban a Lycaon con expresión amenazante, el chico desconcertado corrió hacia el mulle pasando al lado de una mujer y su pequeña hija la cual le sonreía ocultando las lagrimas que caían de sus ojos –Kota, Madre, gracias por todo, prometo volver pronto- El chico se alejo en el horizonte gritándole a la mujer que lloraba su partida.

Lycaon rápidamente llegó al puerto y vio el pequeño barco en el que los piratas habían llegado a su pueblo, entró lo más rápido que pudo antes de que se arrepintiera, subió el ancla y puso en movimiento el pequeño barco.

30 minutos después un barco de la Marina llego al pequeño pueblo, viendo la plaza destruida y 20 piratas heridos y atados por los aldeanos, el capitán de la nave al pedir una explicación, los aldeanos comentaron que esa banda de piratas habían llegado a robar el pueblo, intentaron defenderse, pero un joven chico el cual había vivido en el pueblo por algunos años escapó con el motín robado, el chico respondía al nombre de capitán por los piratas heridos abandonándolos sin importar que sucediera con ellos.
-Chef, ¿era necesario avisar a la marina sobre Lycaon?- Preguntó uno de los cocineros del restaurante –Así es, si el pequeño va a ser pirata necesita reputación, y con la foto que le dimos a los sujetos de la marina pondrán una recompensa a su cabeza, ya deberías saber que un pirata sin recompensa no es nadie….-
avatar
Lycaon


Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Información de Personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/50  (0/50)
Esfuerzo:
0/1000  (0/1000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.